fbpx

Semillas de apio

Semilla de Apio

De Postre Marketing

Nadie conoce tu restaurante mejor que tú.

Pero nosotros podemos hacer que marques la diferencia.

Seguramente, al ir a comer a un restaurante, te habrás fijado que muchos platos incluyen semillas de apio en su composición.

Se trata de un alimento muy utilizado en la cocina española, tanto en la tradicional como en la cocina de más novedosa. Esto es debido a su gran sabor y por los beneficios que ofrece hacia nuestro cuerpo.

Pero ¿sabes realmente qué son las semillas de apio? En la siguiente entrada de blog te contamos qué son, de donde provienen, la historia de su descubrimiento y sus usos gastronómicos.

Semillas de apio 1
Semillas de Apio

¿Qué son las Semillas de Apio?

Las semillas de apio son las semillas desecadas de la planta Apium graveolens, comúnmente conocida como apio, una planta muy parecida al perejil.

Se trata de unas semillas utilizadas como especias en muchos platos de cocina, pero también pueden ser consumidas en forma de infusiones.

Estas semillas se encuentran entre las flores blancas del apio, con un color oscuro característico y de pequeño tamaño.

Este ingrediente aporta a la comida no sólo un sabor especialmente sabroso, sino una alta cantidad de nutrientes beneficiosos para tu salud.

Aunque en general estas semillas son utilizadas en la cocina, también se recomienda consumirlas en forma de tés o infusiones en personas que tengan una alta tensión arterial o sufra de dolores musculares. Esto es debido a que contienen ácido alfa linolénico, un antiinflamatorio natural.

Además, las semillas de apio son un ingrediente con grandes efectos diuréticos, por lo que añadirlo a tus recetas de cocina puede ser una buena forma de eliminar la retención de líquidos que tenemos en nuestro cuerpo.

En general, suelen ser consumidas en su forma desecada, pero también pueden ingerirse molidas.

Origen de las Semillas de Apio

Este alimento proviene de zonas mediterráneas y de Oriente Medio. En su inicio, el apio era utilizado por los romanos, egipcios y griegos como planta aromática y medicinal, pero no fue hasta el siglo XVI donde se comenzó a cultivar para consumirla en diferentes recetas.

Su cultivo comenzó en Italia, y fue expandiéndose por toda Europa hasta finales del siglo XVII, donde llegó a introducirse en las Islas Británicas. Por último, en el siglo XIX, se comenzó a cultivar en América del Norte.

En nuestro país, el cultivo de esta planta se realiza especialmente en las comunidades de Murcia, Cataluña y Valencia, ya que estos lugares son perfectos para que la planta crezca en unas condiciones perfectas.

El consumo de las semillas de esta planta no comenzó a comercializarse hasta hace relativamente poco tiempo.

Historia

Aunque en la actualidad podamos encontrar el apio en cualquier supermercado, esto no siempre fue así de fácil.

Antiguamente, el apio salvaje sólo crecía en zonas pantanosas y con bastante calor, por lo que era difícil de cultivar.

Es por eso, que el apio era una delicatesen para las personas en los años 1800, por lo que sólo lo consumía la gente que pertenecía a la clase alta.

En esos momentos, el apio se servía en los mejores hoteles y casas. Dependiendo del lugar donde se consumiese, el apio podía ser de diferentes variedades, por ejemplo, los victorianos degustaban el apio blanco gracias a que lo cultivaban tapándolo del sol. De esta forma, no se desarrollaba la clorofila en dicha planta.

El consumo de las semillas de apio comenzó hace relativamente poco tiempo, cuando se comenzó a observar que éstas contenían una gran cantidad de nutrientes en su interior y que aportaban un gran sabor a la comida.

Usos gastronómicos

Las semillas de apio aportan gran cantidad de nutrientes a nuestro cuerpo. Con sólo consumir 6 gramos al día, obtenemos los siguientes beneficios:

  • Energía: 25,5 calorías
  • Proteína: 1,2 gramos
  • Grasas: 1,6 gramos
  • Hidratos de carbono: 2,7 gramos
  • Fibra: 0,8 gramos
  • Calcio: 11% de la cantidad diaria recomendada
  • Hierro: 16% de la cantidad diaria recomendada
  • Magnesio: 7% de la cantidad diaria recomendada
  • Manganeso: 25% de la cantidad diaria recomendada

Las semillas de apio contienen un gran sabor, por lo que no es necesario que eches grandes cantidades de ellas en tus recetas.

Puedes utilizarlas en multitud de recetas diferentes, como en salsas vegetales para dipear, en estofados, en la preparación de panes naturales o pescados.

¿En qué recetas utilizas las semillas de amapola?

Busca en nuestro blog puede que te interese alguna cosita.

Tenemos algunos post que te pueden interesar.