Restaurantes en los mercados: Quim de la Boquería en Barcelona

Quim-de-la-Boqueria-

De Postre Marketing

Nadie conoce tu restaurante mejor que tú.

Pero nosotros podemos hacer que marques la diferencia.

La experiencia de comer en un mercado es muy especial. Materia prima fresca, producto de cercanía, cocina sencilla y excelente y con un ambientazo muy característico.  

Los restaurantes de los mercados están atravesando unos tiempos muy difíciles, ya que este tipo de establecimientos sólo tienen la posibilidad de consumo en barra que es una de las restricciones más rigurosas en esta pandemia.

Algunos de ellos ofrecen comida para llevar y animamos a sus amigos y clientes a no renunciar al placer de degustar sus recetas en casa.  Es la mejor manera de agradecerles los momentos de alegría y satisfacción que han brindado cada día durante años.

Hay magníficos restaurantes en muchos mercados de España y trataremos de hablar de la mayoría de ellos. Como teníamos que empezar por uno, os vamos a hablar del restaurante Quim de la Boquería, enclavado en el que muchos consideran el mejor mercado del mundo.  

El chef Quim Márquez, está al frente desde 1987. Según cuenta él mismo empezó con un pequeño bar de 3 metros de barra y 5 taburetes y toda la ilusión del mundo. Le gustaba cocinar, descubrir nuevos platos y hablar con los clientes, era la persona más feliz del mundo. 

400

En el año 2000, en la última remodelación del mercado, tuvo la oportunidad de abrir el nuevo Quim de la Boquería con 16 metros de barra y 18 taburetes. Era su sueño hecho realidad y en 2010 inauguró el Petit Quim, justo al lado con 5 taburetes más.   

Esos taburetes son muy diputados y siempre hay personas esperando alcanzar el momento glorioso de ocupar uno de ellos. Sí la gente va y hace cola es porque se come fantásticamente bien. Es frecuente ver sentados en su barra a los hermanos Adriá, Carles Gaig o Arzak, que de buena gastronomía algo saben. Esperamos que pronto vuelva a ser la imagen habitual.

El espectáculo se extiende desde las planchas y las sartenes, unas lenguas de fuego que impresionan en un espacio tan pequeño, donde se mueven unas 10 personas y sin chocarse entre ellos.

Cocina de mercado en su más pura expresión, con productos comprados a escasos metros. Nadie hace los huevos como Quim. Prueba de lo orgulloso que está es que los ha convertido en su estandarte incorporándolos a su logotipo. Tienta a sus clientes con unos huevos fritos con gambas al cava, con llangueta o con chipironcitos, por ejemplo. 

Pero hay mucho, mucho más, son extraordinarios sus callos, sus bravas, sus rovellons a la plancha o con foie, el risotto de rabo de toro, las albóndigas, el lingote de buey madurado en salsa de foie gras por no hablar de la selección de pescado fresco o sus bocadillos crujientes. Entre otros postres, ofrece el arroz con leche que es un homenaje a su madre Josefina.   

Quim Márquez es un enamorado de la gastronomía que disfruta con su trabajo, sigue con la misma ilusión que tenía cuando comenzó, manifiesta que una de las mejores cosas de todos estos años ha sido la evolución, el crecimiento y, por supuesto, complicarse con el intento constante de ir un poco más allá cada día.

Processed with VSCO with c1 preset

Ha sabido transmitir su pasión a sus dos hijos que están siguiendo sus pasos y trabajan con él en este pequeño restaurante. Profesionalidad y honestidad concentrada en unos cuantos metros cuadrados, un auténtico ejemplo de que no hay sueños pequeños.  

Busca en nuestro blog puede que te interese alguna cosita.

Tenemos algunos post que te pueden interesar.

Anís estrellado

¿Hablamos del anís estrellado? El anís estrellado (Illicium verum) tiene un sabor muy parecido al del anís común, pero la

Leer más