Fotografía gastronómica: 15 consejos y trucos para fotografiar tus platos.

De Postre Marketing

Nadie conoce tu restaurante mejor que tú.

Pero nosotros podemos hacer que marques la diferencia.

Al hacer una foto de un plato, los profesionales utilizan técnicas para que el observador se quede boquiabierto. El fin de la fotografía gastronómica es conseguir capturar en una foto “el sabor” y textura de los alimentos y provocar el deseo de degustar el plato.

En un mundo cada vez más visual, las imágenes de un restaurante son decisivas para convencer a los clientes de hacer sus reservas. Más vale una imagen que 1000 palabras, ¿te suena?, pues es totalmente cierto, las fotografías de tus platos son la primera carta de presentación. Debes saber que son el segundo factor, después de la ubicación, a la hora de que los clientes elijan un restaurante.

No siempre es posible contratar a un profesional. No te desanimes, te ofrecemos unos consejos y trucos para obtener fotografías atractivas de tus platos. Sólo requiere un poco de práctica e intentarlo tantas veces como sea necesario hasta conseguir mostrar tus platos como te gusta presentarlos a tus clientes en tu restaurante. 

Los expertos en fotografía gastronómica, dicen que se debe “entrenar el ojo” para lograr la foto perfecta. Comienza por ver fotos de comida y revisa los perfiles de fotógrafos gastronómicos para inspirarte y analiza por qué sus fotos son tan seductoras y cómo podrías obtener unas fotos similares.

Si pones en práctica estos consejos, conseguirás unas fotos que inciten a degustar tus platos:  

  1. La luz natural es la mejor para hacer fotos a tus platos, preferiblemente la de la mañana, pero evitando que los rayos solares den directamente sobre el plato a fotografiar. Puedes usar papel vegetal en tus ventanas para difuminar la luz y unificarla.

2. La luz directa es otra posibilidad, pero es recomendable que sea de cierta potencia y preferiblemente blanca. Siempre ha de iluminar el plato desde un lateral para crear algunas sombras que formen las texturas y aporten volumen al plato.

No uses un flash, ya que requiere equipo y conocimientos para obtener un buen resultado.

3. Juega con el ángulo, haz pruebas hasta conseguir la foto que deseas.

  • Ángulo 45º, será tu gran aliado al empezar. Consiste en fotografiar los platos desde elángulo del ojo de un comensal sentado delante del plato. Mostrará toda la composición y el volumen de los ingredientes.
  • Cenital,es decir, fotografiar tus platos desde arriba, totalmente en vertical, es un poco más complejo, pero te ayudará a mostrar el detalle de un plato que no tenga volúmenes.
  • Desde el nivel del plato, si quieres lograr una sensación de cercanía única y muy realista, lo correcto es estar lo más cerca posible del plato a fotografiar. Prueba este consejo y te sorprenderá el resultado.

4. Utiliza fondos neutros, claros u oscuros, para resaltar la textura de la comida en cuestión de evitar distracciones con el fondo y mantén la pulcritud limpiando gotas, migas, manchas, etc.

5. Fotografía el plato recién servido, tendrá más brillo, textura y estará mucho más organizado, si es caliente podrás capturar su humo y si es frío reflejará todo su frescor.

6. Realiza varias fotografías de cada plato, no te conformes con la primera foto que hagas, cambia el ángulo, la profundidad de campo, etc. para conseguir la foto que buscas.

7. Evita utilizar filtros, la comida debe presentarse tal y como es.

8. Haz fotos limpias, es decir,un plato con los ingredientes justos y con pequeñas porciones. En la fotografía gastronómica son más atractivas y permiten ver mejor la composición y el conjunto. 

9. Combina la vajilla con la comida. La vajilla blanca es ideal para servir platos de colores vivos. Para los platos de colores más opacos, utiliza vajilla decorada, el secreto es el equilibrio. No olvides que la comida es la protagonista de la fotografía gastronómica.

10. Hacer fotos de cada ingrediente. Está de moda en redes sociales mostrar fotos de los ingredientes crudos o por separado como una forma creativa de contar las recetas de los platos. Por ejemplo, una imagen atractiva de unos espárragos frescos y muy verdes con un fondo contrastado, llamará la atención.

11. Embellece la comida. Hay algunos productos que requieren un poco de ayuda para lucir espectaculares, los expertos recomiendan algunos trucos que te ayudarán:

  • Vegetales poco cocidos para que tengan colores más vivos.
  • Con aceite podemos hacer que unas verduras se vean más brillantes y vivas.
  • Con ramas de menta, romero, cilantro o tomillo, podemos lograr que un plato simple tenga un poco de textura. 
  • Si haces fotos al aire libre con calor, la frescura de las ensaladas se verá afectada. Utiliza una base hielo que la conserve por más tiempo. El limón también ayudará a evitar la oxidación de los vegetales y frutas, mientras consigues una buena foto.
  • Para que las bebidas se vean frías sin lidiar con el hielo real que se derrite, utiliza un pulverizador con agua.

12. La composición es importante, principalmente en los platos sencillos visualmente. Si estás empezando en la fotografía gastronómica, conseguirás muy buenos resultados si colocas el plato preparado con algunos de los ingredientes en crudo. Con este tipo de composición una crema de verduras lucirá espectacular. 

13. Crea momentos, aunque la comida es estática, puedes capturar instantes con movimiento. ¿qué te parecería fotografiar una ensalada cuando se sirve el aliño? ¿O fotografiar el flambeado de un plato? Con un poco de práctica puedes conseguir imágenes increíbles.

14. Agrega elementos útiles, para dar tu propio estilo a tus fotos. No pierdas de vista que han de ser útiles y no sobrecargar la imagen. Por ejemplo, un plato en una mesa de madera transmite simplicidad y autenticidad.

15. Sé creativo con la fotografía gastronómica, cuando hayas practicado lo suficiente, atrévete con imágenes en las que no todo esté en orden y limpieza. Por ejemplo, una imagen impactante sería la de una taza de chocolate chorreando con un trozo de tarta mordisqueado al lado y con algunas migas. 

Conclusión

Haz las fotos de tus platos con el mismo mimo que les dedicas en tu cocina. El objetivo de la fotografía gastronómica es convencer a tus posibles clientes que merece la pena ir a tu restaurante a probarlos.

Practica e inténtalo todas las veces necesarias hasta conseguir las fotos que deseas. No olvides que los profesionales dedican horas para conseguir la foto perfecta.

Estos consejos y trucos te ayudarán a conseguir las fotos casi perfectas, que sean la mejor carta de presentación de tu propuesta gastronómica.

Si has leído hasta aquí, es por que sabes lo importante que es cuidar tu imagen digital y que las fotos de calidad harán que destaque tu restaurante y la riqueza de tu carta.

También eres consciente que tu reputación digital depende de algunos otros factores, la imagen de tu página web, la comunicación con tus clientes presentes y futuros, los comentarios de tus clientes en redes sociales, el diseño de tu carta, etc. 

Puedes contar con nosotros, para mejorar tu imagen online. Crearemos un plan global 360º a tu medida para conseguir que tu restaurante y tu propuesta gastronómica se diferencie de tu competencia, aumentado el número de clientes y tu facturación. ¿Hablamos?

Busca en nuestro blog puede que te interese alguna cosita.

Tenemos algunos post que te pueden interesar.