El restaurant Can Roca, el origen del Celler de Can Roca

De Postre Marketing

Nadie conoce tu restaurante mejor que tú.

Pero nosotros podemos hacer que marques la diferencia.

Aunque parezca increíble, el origen del Celler de Can Roca es un restaurante familiar de menú, el restaurant Can Roca, situado en un barrio obrero de Girona. Allí nacieron, crecieron y aprendieron el oficio los hermanos Joan, Josep y Jordi Roca.

Los auténticos protagonistas de esta historia son los padres del clan de los afamados restauradores. Después de medio siglo Josep Roca sigue controlando la sala y Montse Fontané al mando de los fogones.

Montse Fontané ha transmitido la tradición de los sabores a su hijo Joan Roca, quién manifiesta que “su cocina bebe de las fuentes de la memoria y la tradición” con las dos premisas más importantes de su madre “humildad y autenticidad”.

De la cocina de Can Roca salen platos caseros de la cocina tradicional catalana, sencilla y honesta, basada en un muy buen producto. No tienen carta y ofrecen un menú diario por 13 €, con platos fijos según el día de la semana, los jueves siempre arroz y los viernes canelones y fideuà. Su plato estrella son los canelones y también se pueden degustar calamares rebozados a la romana, bacalao con garbanzos, pies de cerdo con nabos, callos con alcachofas y ternera guisada con senderuelas. De postre, se puede elegir entre manzana asada, crema catalana o helado de chocolate.

La propuesta gastronómica de Can Roca es a la vieja usanza: platos contundentes de salsas generosas que animan a rebañar el plato con un trozo de pan. Cada día a las 12 del mediodía los jóvenes cocineros y trabajadores del Celler de Can Roca, unos sesenta comensales, se plantan en el local para llenar el estómago.

A principios de este año, Daniel Redondo se incorporó al equipo que lidera Montserrat Fontané y que tiene a Sara Arriscado como capitana.

Daniel Redondo fue jefe de cocina del Celler de Can Roca y fundador en Sao Paulo de Maní con Helena Rizzo, considerado uno de los mejores restaurantes de Brasil. Después de esa etapa en América, ha vuelto a Girona y, según manifiesta está feliz con este cambio en su trayectoria profesional: “Esta cocina me llena. La cocina tradicional da tranquilidad. Hace tiempo que no era tan feliz”.

Seguramente se acercan algunos cambios en Can Roca, pero hoy por hoy, Montse Fontané, con 84 años, no consiente que el arroz lo haga nadie más que ella.

Es recomendable la visita por méritos propios, pero además, posiblemente se entenderá mucho mejor la propuesta gastronómica del Celler de Can Roca.

Busca en nuestro blog puede que te interese alguna cosita.

Tenemos algunos post que te pueden interesar.